Mi historia

Mi historia

Mi nombre es Sarah, y quisiera compartir contigo el camino que me ha llevado hasta aquí.

 

Durante más de 20 años me dediqué al mundo de la enseñanza. Tras un larga lucha interna donde surgieron miedos y resistencias, di el paso para hacer honor a la promesa que me había hecho a mi misma cuando empecé a trabajar como docente: “El día que dejes de sentir pasión por esta labor, déjalo”

 

Esta amorosa aceptación generó en mí una sensación de liberación y apertura al mundo, dándome la oportunidad de ver qué hay en él para mi, y por ende, qué puedo yo ofrecer al mundo.

 

Llevo conmigo grandes experiencias y aprendizajes, a sabiendas que los verdaderos maestros para mi en esa época fueron, sobretodo, mis alumnos. Ante eso solo puedo decir, «¡Gracias!»

El punto de inflexión

Este cambio tiene su origen a mediados del 2015 cuando finalicé una relación de pareja, gracias a la cual pude tomar consciencia de muchas de las luces y sombras que habitan en mí. Hoy proclamo mi infinita gratitud a ese proceso que la vida quiso que experimentara y al hombre que encarnó el espejo en el que me pude ver.

 

Ese final hizo que mis estructuras se empezaran a tambalear y todo aquello que hasta entonces había tenido tanto sentido en mi vida, empezó a dejar de tenerlo. Así fue como con 37 años inicié un camino de autoindagación, de evolución consciente, de reencontrarme, en definitiva, de metamorfosis. 

 

Durante todo este camino he tenido el placer de conocer y encontrarme con bellísimas personas que han aportado muchísimo valor a mi vida, y han sido de gran ayuda en mi evolución. 

 

¡Siento que ahora me toca a mi poder tender la mano a quien la quiera coger!

Dándo el paso:

Entre todas las tomas de consciencia que pude hacer, una de ellas, la que en parte da paso a este proyecto, fue darme cuenta que siempre he tenido una facilidad natural para gestionar los espacios físicos. El orden consciente, la clasificación y organización funcional, la distribución… han formado parte de mí, de forma natural e innata.

 

Cuando se cruzó en mi camino el Feng Shui, a través de un pequeño artículo, sentí dentro de mí una sensación de certeza absoluta. Profundicé y me formé en esta bella filosofía integrando la importancia de cómo el entorno en el que vivimos y trabajamos influye en nuestro bienestar. 

 

Aplicarlo en mi hogar fue la primera confirmación de que había hallado ese tesoro que la vida tenía para mi, y que además tenía la oportunidad de compartir con el mundo.

 

Tiempo después aparecieron en mi vida, los Aceites Esenciales, los cuales provocaron en mi revolucionarios cambios. Así que, viendo los beneficios que habían aportado a mi persona y a mi hogar, no pude sino añadir los aceites esenciales a mis proyectos Feng Shui.

 

Y es que, estoy absolutamente convencida que, equilibrar las energías de tu hogar gracias a las enseñanzas del Feng Shui, e introducir la magia de los aceites esenciales, en sus distintas aplicaciones, no te va a dejar indiferente. Al contrario, a la que empieces a ver los resultados en tu vida, te vas a sentir inmensamente agradecid@ por haber tomado la valiente decisión de amarte y darte lo mejor.

 

Así pues, he decidido aportar mi granito de arena, creando espacios armonizados y aromatizados, donde las personas vivamos mejorando nuestras situaciones personales y profesionales. 

 

Me emociona poder ver y formar parte de la transformación que se da en la vida de las personas que deciden ser valientes y apostar por tener la vida que merecen. Agradezco, con su propia experiencia, lo que aportan a la mía.

 

Y tú ¿te apuntas a mejorar tu paso por la vida?

Los maestros taoistas nos hablan de las tres suertes:

 

Gracias al Feng Shui y a sus conocimientos, te puedo ayudar a armonizar tu hogar, tu puesto de trabajo, tu entorno físico …, es decir, incidir en cuanto a la Suerte de la Tierra.

 

Estoy convencida que, como ser comprometido contigo que eres, también deseas poner orden en los otros aspectos de tu vida. Tus dones, carácter, manera de ser, patrones familiares … relacionados con la Suerte del Cielo; y tus pensamientos, emociones, decisiones, actos … relacionados con la Suerte del Hombre.

 

Para trabajar con estas dos suertes, es un placer para mí recomendarte a «Tú eres el cambio», donde, de mano de Gemma Anfrons, transitarás el camino de la transformación y el crecimiento personal.

Necesitas más información?

Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo, y aclararé todas tus dudas.